Lo que ha sucedido con los arteros y destemplados reclamos de la industria inmobiliaria, es que con ellos hábilmente se armó un conflicto artificial para justificar el proyecto de ley en comento, y además para intentar ablandar el rol que ejerce el órgano de...

" />