You are here

Hacia el Acuerdo Comercial de Asociación Estratégica UE – Mercosur

La semana pasada se difundió desde los propios estados parte un avance significativo en el acuerdo comercial de colaboración estratégica entre la Unión Europea (UE) y el Mercado Común del Sur (Mercosur). En épocas donde el comercio mundial aparece dominado por las tensiones proteccionistas entre Estados Unidos y China, los organismos supranacionales europeos y latinoamericanos parecen estar dispuestos a llevar a buen puerto el auspicioso acuerdo sobre el que han venido trabajando casi 20 años con la idea de liberar considerablemente los mercados integrando las economía regionales de las naciones que forman cada bloque.

Si bien la letra chica y las ratificaciones legislativas de cada estado todavía están en etapa de negociación, el estado argentino aspira a que el acuerdo sellado tenga en los productores agroindustriales los primeros beneficios en las bajas arancelarias. En este sentido el Ministerio de Producción Argentino difundió un documento donde pone el acento en los mayores beneficios del acuerdo, como la baja arancelaria para bienes primarios e industriales, la fijación de cupos y el impulso de un cambio serio y sustancial en las variables económicas, normativas e institucionales para nuestro país.

Para que la Argentina sea competitiva contra los restantes miembros latinoamericanos de su bloque (Brasil, Uruguay y Paraguay) y cosechar en el futuro los éxitos económicos del acuerdo, se ha puesto a trabajar en la mejora de sus cuestiones macroeconómicas básicas, la reducción de la inflación, de la presión impositiva y de los costos laborales y logísticos.

También se menciona la posibilidad de atraer inversiones con la evolución futura del acuerdo para las empresas de exportación de bienes y servicios.

Aunque existen dentro de determinados sectores comerciales de ambos bloques los temores propios que genera una liberalización económica de esta magnitud, las autoridades supranacionales han salido a dar un mensaje de calma, transmitiendo la intención común de acordar paulatinamente con cada sector comercial involucrado. Existen cuestiones como la propiedad intelectual, reglas de origen, sustentabilidad, laborales y ambientales a cuya evolución habrá que prestar especial atención atento las grandes diferencias que hoy existentes entre las regulaciones de ambas partes.

El acuerdo creará un mecanismo de solución de controversias comerciales que debería dar previsibilidad a los operadores económicos aumentando las oportunidades de inversión recíproca fomentando las exportaciones.

La modalidad de eliminación y reducción de aranceles (algunos inmediatos y otros de reducción progresiva) abre oportunidades para el intercambio de bienes y servicios que mejorarán la competencia en beneficio de los consumidores en ambos lados del océano. En la Argentina, la alta competitividad del sector agropecuario, lo coloca como gran beneficiario del acuerdo.

Esperemos que las autoridades y distintos actores económicos involucrados lleven a buen puerto las negociaciones, transformaciones y acuerdos que resultan necesarios para que el camino recorrido de frutos beneficiosos para todos los consumidores.


do you have any question about the article?
do not hesitate to contact us

Article Rating: 
Average: 4.8 (4 votes)
Total reads: 372
Pablo Semenzato's picture

Pablo M. Semenzato practice has been focused for more than ten years in commercial and corporate matters, civil and commercial litigation, arbitration, capital reorganizations, advising both individual and corporate clients, with commercial industry, construcction - real state, family and shareholder problems, as main areas of practice.